Números sobre el dolor infantil 

Los datos sobre el #dolorinfantil en España son escasos. La dificultad que precisa realizar este tipo de investigaciones hace que se realicen pocos estudios de investigación sobre prevalencia e incidencia del #dolorinfantil en España.

En los últimos 15 años se han realizado varios estudios interesantes que muestran una realidad oculta. En el ámbito hospitalario los datos muestran que el 80% de los niños que son ingresados en los hospitales españoles experimentan dolor al menos una vez durante su estancia hospitalaria y al menos el 22% no recibe ningún tipo de intervención para prevenir el dolor. Dentro de los procedimientos potencialmente dolorosos, el dolor postquirúrgico es el que más se ha estudiado, probablemente por es el que mayor intensidad de dolor provoca. Para este tipo de dolor, se ha encontrado que cerca del 70% de los niños presenta dolor en el periodo postoperatorio, siendo éste de moderado a intenso. Además, se sabe puede ser un factor predisponente para desarrollar dolor crónico, si éste no está bien controlado.

En cuanto al dolor crónico, los datos son alarmantes. Entre el 11% y el 37% de los niños sufren dolor crónico actualmente en España, según los últimos datos. De estos el 10% tiene problemas para desarrollar una vida diaria normal, y se ven limitados para realizar actividades tan esenciales como ir al colegio, realizar actividades físicas, dormir, o relacionarse con amigos.

Si profundizamos en los diferentes tipos de dolor, observamos que, como reflejan los datos, el dolor infantil es tremendamente frecuente. 

El dolor de cabeza es la primera causa de dolor en la infancia, seguido del dolor abdominal y el dolor de las extremidades. Atendiendo a la etiopatología, los dolores viscerales, son muy frecuentes en la infancia (desde recién nacidos, que tiene dolores de tripa, gases, cólicos, intolerancias alimenticias…etc), pasando por el dolor musculoesquelético que aparecen tan pronto como el niño comienza a caminar y a moverse, y el dolor de cabeza, que es muy propio de la preadolescencia o adolescencia.

Por otro lado, los niños con patologías congénitas como las neurológicas, cardíacas u ortopédicas… son un grupo que experimenta dolor en muchos episodios de su infancia.

En las patologías neurológicas, se sabe que el dolor es algo con lo que conviven el 80% de los niños. Éste puede ser derivado de muchos factores, ya que son sometidos en muchos casos a numerosos procedimientos médicos que llevan asociados episodios dolorosos. Los niños con autismo sabemos que sufren de dolor muy frecuentemente, y debido a la complejidad de su valoración, el tratamiento en muchos casos es insuficiente.

En cuanto a los niños con patologías cardíacas, el dolor suele estar asociado a los procedimientos médicos. Son las recuperaciones postquirúrgicas en las que el número de niños que sufren dolor intenso es mayor. Esto aumenta la probabilidad de desarrollar dolor crónico.

Durante los procesos oncológicos los niños deben de ser tratados con tratamientos médicos que pueden provocar altos niveles de intensidad del dolor. Es por ello que el dolor oncológico pediátrico, es una de las principales causas de dolor en la infancia y su tratamiento precoz ayuda a prevenir el dolor durante todo el proceso.

FUENTES:

Millán Millán MJ et al. Análisis de las características clínicas de los pacientes tratados por la unidad de dolor infantil: dolor oncológico frente a no oncológico. An Pediatr. 2003; 58(4): 296-301. Disponible en: https://www.analesdepediatria.org/es-analisis-caracteristicas-clinicas-pacientes-con-articulo-S1695403303780618

 

King S, Chambers CT, Huguet A, MacNevin RC, McGrath PJ, Parker L, et al. The epidemiology of chronic pain in children and adolescents revisited: A systematic review. Pain. 2011;152(12):2729–38. Disponible en: http://content.wkhealth.com/linkback/openurl?sid=WKPTLP:landingpage&an=0006396- 201112000-00012

 

Taylor EM, Boyer K, Campbell FA. Pain in hospitalized children: A prospective cross-sectional survey of pain prevalence, intensity, assessment and management in a Canadian pediatric teaching hospital. Pain Res Manage.2008;13:25-32. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18301813/

 

Miró J, Huguet A, Nieto R. Predictive Factors of Chronic Pediatric Pain and Disability: A Delphi Poll. J Pain. 2007;8(10):774–92. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17627893

 

Huguet A, Miró J. The Severity of Chronic Pediatric Pain: An Epidemiological Study. J Pain. 2008;9(3):226–36. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18088558

 

Datz H, Tumin D, Miller R, Smith TP, Bhalla T, Tobias JD. Pediatric chronic pain and caregiver burden in a national survey. Scand J pain. 2019;19(1): 109-116. Disponible en: http://www.degruyter.com/view/j/sjpain.ahead-of- print/sjpain-2018-0121/sjpain-2018-0121.xml